Avances en EL SALVADOR para la erradicación del analfabetismo. San Cristóbal Nuevo municipio libre de analfabetismo.

San Cristóbal se convierte el municipio número 73 en ser declarado libre de analfabetismo

El Gobierno realizó la declaratoria luego de lograr que el 99.55% de los habitantes mayores de 15 años del lugar fueran alfabetizados. Los esfuerzos se enmarcan en el Programa Nacional de Alfabetización “Educando para la Vida”.
El MINED ha alfabetizado desde 2009, solo en el departamento de Cuscatlán, a 12,113 personas; por lo que el índice de analfabetismo pasó del 17.45 % al 9.23%.

En esta zona del país, actualmente, se alfabetiza a 1,740 jóvenes y adultos. Para ello se han organizado 1,001 círculos de estudio, donde 998 voluntarios les enseñan a leer, escribir y realizar operaciones matemáticas básicas.

Otros municipios que recientemente se han declarados libres de analfabetismo son Tejutepeque, departamento de Cabañas; San Antonio del Monte y Santa Catarina Masahuat, ambos de Sonsonate; San Miguel de Mercedes, de Chalatenango, y San Pedro Masahuat, de La Paz.

Estos esfuerzos se enmarcan en la meta anunciada por el Presidente Salvador Sánchez Cerén de declarar a El Salvador libre de analfabetismo bajo su gestión, con una fuerte apuesta desde el Programa Nacional de Alfabetización “Educando para la Vida” por hacer del 2018 el año de la alfabetización.

“Hasta ahora hemos alfabetizado a más 300 mil personas, saben leer y escribir y hacer operaciones matemáticas”, destacó el Presidente el pasado sábado en el programa Gobernando con la Gente, tras anunciar los esfuerzos por alcanzar esta meta, tarea en torno a la cual señaló que es fundamental la unidad del país.

El MINED espera hacer la declaratoria en otras 11 localidades en lo que resta del año, con las que se totalizará la cifra de 84 territorios libres de analfabetismo, entre 2011 y 2017.


Actualmente, con una inversión de más de $2 millones, el Programa Nacional de Alfabetización atiende a 29,793 jóvenes y adultos en 130 municipios distribuidos en los 14 departamentos.

Anuncios
de salvadorsolidaridadconcuba Publicado en Política

COMPAÑIA DE JESUS Y UCA solicitan la reapertura del caso de la masacre de LA UCA


“Pedimos que se investigue a los autores intelectuales de la masacre de la UCA, quienes han sido encubiertos”, dijo José María Tojeira.

El rector de la Universidad Centroamericana (UCA), Andreu Oliva, presentó este lunes ante el Juzgado Tercero de Paz de San Salvador una solicitud de reapertura del caso Jesuitas. Seis sacerdotes jesuitas y dos de sus colaboradoras fueron asesinados el 16 de noviembre de 1989 en el marco de una ofensiva guerrillera del FMLN.

El proceso se vio frenado con la aplicación de la Ley de Amnistía, aprobada por la Asamblea Legislativa en 1993. Sin embargo, la Sala de lo Constitucional de la Corte Suprema de Justicia (CSJ) declaró inconstitucional esa normativa en julio de 2016.

“El documento de solicitud de reapertura del Caso Jesuitas pide al juzgado que se cumpla con lo que establece la sentencia de la Sala de lo Constitucional”, dijo el abogado del Instituto de los Derechos Humanos de la UCA (IDHUCA), Arnau Baulenas,

A la diligencia también asistió el rector de la UCA, acompañado por el director del IDHUCA, José María Tojeira, quienes señalaron que la institución universitaria pide que “se investigue a los autores intelectuales de la masacre de la UCA, quienes han sido encubiertos”.

Cabe señalar por parte de los demandantes la inoperancia de la Fiscalia General de la República en iniciar las diligencias de investigación y persecución de este y otros delitos.

La madrugada del 16 de noviembre de 1989 un grupo de soldados armado irrumpió en el campus de la UCA y asesinaron a seis religiosos y dos colaboradoras. En 1992 un tribunal sentenció por este crimen a 30 años de cárcel al coronel Alfredo Benavides. Catorce meses después fue absuelto tras ser favorecido posterior a la aprobación de la Ley de Amnistía, que buscaba perdonar delitos a los involucrados en el conflicto armado.

de salvadorsolidaridadconcuba Publicado en Política

Honrar Honra

José Martí

La Habana 27 de noviembre de 2017. Despedida al destacado revolucionario e intelectual cubano Armando Hart, quien falleciera el domingo 26 de noviembre.

Hart fue velado en el Centro de Estudios Martianos donde trabajó hasta sus últimos días. A su despedida asistieron el Presidente cubano Raúl Castro Ruz, el Comandante Ramiro Valdés, el segundo secretario del Buró Político José Ramón Machado Ventura, el Vicepresidente Miguel Díaz Canel, el ministro de Cultura Abel Prieto, Esteban Lazo, presidente de la Asamblea Nacional del Poder Popular, Eusebio Leal Historiador de la Ciudad, Héroes de la República de Cuba, miembros de la lucha clandestina y el Ejército Rebelde, del Ministerio del Interior y las FAR, Miguel Barnet presidente de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba, Omar González coordinador del Capítulo cubano de la Red en Defensa de la Humanidad.

Personalidades de la cultura, académicos, numerosos intelectuales, periodistas, miembros de las sociedades martianas, estudiantes de la ELAM, niños y adolescentes de escuelas cercanas y pueblo se dieron cita para despedir a quien tanto honró el legado martiano y la construcción de una patria libre, soberana y socialista..

de salvadorsolidaridadconcuba Publicado en Política

Presidente cubano rinde honores a Armando Hart


La Habana, 27 nov.- El presidente de Cuba, Raúl Castro, realizó hoy la última guardia de honor al destacado revolucionario Armando Hart, fallecido la víspera en esta capital.

Acompañaron al mandatario en el Centro de Estudios Martianos, donde fue velado Hart, el primer vicepresidente cubano, Miguel Díaz-Canel, el vicepresidente José Ramón Machado Ventura, y el presidente de la Asamblea Nacional del Poder Popular, Esteban Lazo.

En las palabras de despedida, Díaz-Canel destacó la lealtad del fallecido intelectual hacia el líder histórico de la Revolución cubana, Fidel Castro, y su consagración a las tareas encomendadas.

Además, recordó que como ministro de Educación del primer gabinete revolucionario dirigió la Campaña de Alfabetización (1961) y muchas de las obras culturales y educacionales que transformaron al país.

Una década después asumió la dirección del recién creado ministerio de Cultura, desde donde impulsó la enseñanza artística y participó en el diseño de un sistema institucional que convirtió al pueblo en protagonista de los procesos culturales, agregó.

Luego de esa responsabilidad, Hart pasó a dirigir la Oficina del Programa Martiano, institución dedicada a apoyar el estudio y la difusión del legado del Héroe Nacional de Cuba, José Martí, dentro y fuera de la isla. (pl)

de salvadorsolidaridadconcuba Publicado en Política

Tributo a Fidel inspira nueva condena salvadoreña a bloqueo de EE.UU.


San Salvador, 25 nov (PL) Los salvadoreños recordaron hoy al líder histórico de la Revolución cubana, Fidel Castro, en acto en el que fue condenado el recrudecimiento del bloqueo estadounidense contra la isla.

El primer aniversario de la desaparición física del Comandante Fidel Castro reunió a numerosos admiradores de su obra en el monumento a otro grande de la lucha antiimperialista en América Latina, Schafik Handal.

Representantes de movimientos sociales, grupos de solidaridad y el Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN) evocaron el aporte de Fidel Castro a los procesos revolucionarios del mundo, incluido el salvadoreño.

De hecho, el diputado Roger Blandino recordó que la sabiduría del estadista cubano permitió superar la dispersión interna de la izquierda salvadoreña para propiciar el nacimiento del FMLN, primera fuerza política de este país.

A su vez, la Coordinadora Salvadoreña de Solidaridad con Cuba y los Pueblos, y el Movimiento Cristiano de Solidaridad rechazaron la reciente agresividad del presidente de Estados Unidos, Donald Trump.

Jóvenes salvadoreños egresados de universidades cubanas también valoraron la formación recibida en la isla por iniciativa de Fidel Castro, por la esencia humanista de una Revolución caracterizada por compartir lo que tiene.

Además, Fidel Castro le enseñó a los revolucionarios que con amor y entrega todo es posible, y ese legado, junto al de Schafik y otros revolucionarios, guía las transformaciones sociales que impulsa el Gobierno del FMLN.


de salvadorsolidaridadconcuba Publicado en Política

Para mi querido Comandante

Por Camila Moreno

Quisiera escribir en esta nota, el sentimiento fiel que siento hacia Usted. Muchos dicen que es tarde, que ya Usted no está para recibirla, pero yo lo siento presente cada día y en los beneficios que ahora, tenemos los cubanos.

Quién no conoce sus pasos, firmes y decididos, quién no ha sentido su voz, precisa y defendible; quién no ha palpado su legado, estratégico, enérgico, su esfuerzo desmedido y su valor meritorio; quién no ha escuchado lo grande de su decoro.

Decir Fidel, es decir lucha, el guerrillero incansable, gran profeta y estadista; características que brillan ante todos los adversarios. De tantos atentados que pretendieron hacerle, ni uno solo pudo contra su compromiso fiel de defender esta tierra, de llevar a todo el mundo la humanidad de su pueblo, de conquistar con esmero la grandeza del socialismo; con igualdad y compromiso que se imprime en esta Revolución.

El Comandante se enfocó en los próceres rebeldes, que conjugaron con temple la historia de esta tierra, para dejar en sus huellas razones que defender con el compromiso de vencer.

Por eso escribo fortalecida, la carta no será en vano, porque Usted está en el presente de cada cubano.

….y AGREGAMOS LOS SALVADOREÑOS Y SALVADOREÑAS, DE ESTE BLOG…. QUE NO SOLO ESTA PRESENTE EN LOS CUBANOS, SINO EN TODO HABITANTE DE LA TIERRA, CON LA CONCIENCIA DE HACER UN MUNDO MEJOR Y POSIBLE…….

de salvadorsolidaridadconcuba Publicado en Política

PRIORIDADES DE ESTADOS UNIDOS


Existen dudas acerca de si América Latina es o no una prioridad para Estados Unidos. Cuba siempre lo ha sido. Paradójicamente, cuando la tuvieron a su alcance, en lugar de asumirla en la dimensión merecida, la humillaron con la fatídica Enmienda Platt. En los últimos cincuenta años, solo Barack Obama intentó un fugaz acercamiento respetuoso.

Tal vez sea porque en 1762 George Washington estuvo en La Habana, porque desde la costa sur de los Estados Unidos casi puede verse la Isla, o porque durante la lucha de las 13 Colonias por su independencia España abrió los puertos cubanos a los buques independentistas, se crearon afectos que han sobrevivido a crisis y avatares.

Las simpatías aumentaron por las colectas para allegar fondos a la causa de la independencia norteña, entre ellas las damas habaneras, que donaron joyas y reales, y los batallones de pardos y morenos que lucharon por Florida y Luisiana, comandados por el mariscal Juan Manuel de Cajigal, criollo nacido en Cuba.

Especial significación para el temprano entendimiento bilateral debe haber tenido el nombramiento por el gobernador de Cuba de Juan de Miralles, criollo habanero, como representante de la Isla ante el Congreso Continental en Filadelfia, donde conoció a George Washington, con quien estableció una amistad profunda y duradera.

En 1801 Thomas Jefferson, tercer presidente estadounidense, comentó la importancia de Cuba para la defensa de Luisiana y Florida, y en 1823, John Quincy Adams, el sexto mandatario, concibió la tesis de “la fruta madura”, según la cual, por gravedad, Cuba caería en el regazo de los EE.UU. Otro presidente, James Monroe afirmó que: “agregar Cuba era lo que necesitaban los Estados Unidos…”.

Por primera vez Estados Unidos fue consecuente cuando en 1898 el Congreso Federal aprobó la Resolución Conjunta, cuyo texto reconoce que “el pueblo de Cuba es, y por derecho, debe ser libre e independiente”. Aquel año, teniendo como eje a Cuba, la joven potencia entró en guerra con España, y desembarcó en la isla, que ocupó durante seis años.

El mismo Congreso que aprobó la Resolución Conjunta, no sin un vehemente debate, en 1901, con una votación dividida de 159 a favor y 134 en contra, adoptó la Enmienda Platt, un apéndice a la primera constitución republicana, que humilló a los patriotas cubanos, e hizo de la Isla un protectorado.

En 1906, por solicitud del presidente cubano, se realizó la segunda intervención norteamericana, en la cual Estados Unidos envió, en calidad de mediador, al secretario de guerra William Taff, quien tres años después, en 1909, sería presidente. Más tarde, en 1930, cuando el presidente Gerardo Machado se convirtió en dictador y se instauró un período de inestabilidad política, Estados Unidos despachó a La Habana, también como intermediario, a Benjamín Sumner Welles, uno de los más altos funcionarios del Departamento de Estado.

La tenacidad, digna de mejor causa, conque a lo largo de los últimos cincuenta años Estados Unidos ha acosado a Cuba, es la más fehaciente muestra de la importancia que, por razones diversas, conceden a la Isla, que como recientemente probaron los presidentes Barack Obama y Raúl Castro, está listas para, a pesar de diferencias conceptuales, dar pasos al encuentro.

El doscientos cincuenta y cinco aniversario de la estancia de George Washington en La Habana, pudiera ser otro motivo para aproximar a dos pueblos y estados nacionales que no tienen otra alternativa que convivir.

La geografía los hizo vecinos, mientras desafortunadas coyunturas frustraron una relación originalmente útil y fecunda, que evolucionó hacia una intensa confrontación, en la cual Estados Unidos ha recurrido a medidas extremas, entre ellas el bloqueo y la invasión de Bahía de Cochinos. Allá nos vemos.

La Habana

de salvadorsolidaridadconcuba Publicado en Política

Siete retos para los jóvenes de América Latina

Compartimos con nuestros seguidores un texto que publicara Fernando Martínez Heredia hace algún tiempo, pero que no deja de tener plena vigencia.

El tema que me han pedido desarrollar me parece muy procedente, porque junto al conocimiento y la confraternidad entre los participantes, las acciones de solidaridad y demás actividades, estos Festivales son también espacios donde se examinan y debaten cuestiones fundamentales para los jóvenes que trabajan por la creación de un mundo de justicia y libertad para todos.
Quisiera exponer siete desafíos que a mi juicio deben enfrentar los jóvenes de América Latina y el Caribe. Sin dudas hay más retos, y la formulación general no puede tener en cuenta los ámbitos específicos que condicionan la identificación de las realidades, los modos de comprender y sentir, las contradicciones y los conflictos que se enfrentan, los objetivos e instrumentos que se privilegian. Además, seré sintético, como corresponde al tiempo disponible.
Primer reto. Los jóvenes tienen características generales en cuanto tales que no debemos olvidar nunca; ellas siempre son importantes, y pueden llegar a ser decisivas. Pero no existen los jóvenes en general. El primer reto parte de la realidad de que una gran parte de los jóvenes de nuestro continente se enfrentan todos los días al desafío de sobrevivir y encontrar un lugar en el mundo. Padecen hambre o carecen de alimentación suficiente, de servicios de educación y de salud, de empleo, y viven en familias precarias. Saben del trabajo infantil, de la delincuencia de los pobres, la prostitución y el consumo de drogas baratas. Esos jóvenes no están aquí, no conocen lo que hacemos ni nuestros escritos —muchos no podrían leerlos—, ni es probable que les interesen. No suelen votar, porque no sienten suya la política que existe en sus países. Por consiguiente, muchos pueden ser acarreados precisamente por los culpables de la vida que llevan, si les resuelven algunas de sus necesidades perentorias.
El primer reto ante nosotros es romper esa terrible división, que es una de las fuerzas mayores de los enemigos de la Humanidad. Debemos ir a ellos, conocerlos realmente en vez de creer que los representamos, acompañarlos en sus vidas y sus afanes, con el fin de ayudarlos a ser rebeldes y pelear por ideales, ganarnos el derecho a conducirlos en el prolongado y difícil proceso de cambiar sus vidas y las sociedades de explotación, desigualdades, exclusión y opresiones.
Segundo reto. Lograr combinar las tareas y las satisfacciones personales —el amor, el trabajo, el estudio, las inclinaciones particulares— con intereses cívicos, con la necesidad de conocer el mundo en que vivimos y sus problemas. Darles lugar en nosotros a ideales que hacen crecer las dimensiones humanas y brindan una riqueza personal que trasciende, y lograr gobernar la esfera de los egoísmos. Ir más allá de las reacciones esporádicas ante incidentes y los entusiasmos efímeros.

Tercer reto. Tomar conciencia de las claves fundamentales del sistema capitalista y la manera de vivir que genera, difunde y mantiene. Conocer sus hechos, sus instrumentos, su criminalidad despiadada, su conversión de los individuos en agresores entre sí y en indiferentes ante las desgracias ajenas. Conocer las funciones sociales de dominación que cumplen los atractivos que en realidad posee el capitalismo, y que ese sistema constituye un complejo orgánico, lo cual permitirá situarse mejor ante sus manifestaciones. Salir del control que ejerce su sistema de información, formación de opinión pública, entretenimiento y gustos. Pensar las contradicciones y los conflictos, y buscar sus causas. Pero no basta con conocer: en realidad los sentimientos que concentran energías y fomentan motivaciones, y que desatan actitudes y actuaciones, son tan importantes como las ideas y los conocimientos.
Cuarto reto. Vivir la conciencia que se está adquiriendo como un conjunto de ideales, convicciones e ideas que llevan a la actuación. Reunir las capacidades personales, la necesidad de participar en causas justas, los deseos de goces y satisfacciones, los impulsos de rebeldía, los conocimientos que se adquieren, para integrar con el conjunto a una joven o un joven consciente y rebelde.
Quinto reto. Darles permanencia a esas transformaciones conquistadas y convertirlas en guía de los juicios y motor de la actividad, tanto de la vida cotidiana como de las jornadas trascendentes. Es decir, aprender a luchar y a ser militante revolucionario.
Sexto reto. Poner una gran parte de sus esfuerzos, capacidades y sentimientos dentro del cauce de un colectivo, lo que implica ceder una parte del albedrío y de la libertad del individuo, al mismo tiempo que puede crear un instrumento organizativo que multiplique las fuerzas y las cualidades de cada uno y las posibilidades de victoria. Las organizaciones revolucionarias no son una panacea: sus realidades y su historia lo muestran claramente. Por eso, precisamente, no temer a entrar en ellas constituye un reto para los jóvenes revolucionarios, y aún mayor es el reto de no estar dentro de ellas para perder cualidades y asumir rituales vacíos, sino para contribuir a transformarlas en nuevas organizaciones capaces de ser realmente revolucionarias. El desafío está en comprender que la organización y la política son indispensables, y a partir de esa comprensión y la actuación consecuente inventar nuevas formas revolucionarias eficaces de hacer política.
Séptimo reto. Practicar la solidaridad como ley primera de los intercambios humanos y las relaciones sociales. Al actuar y pensar en política, el contenido concreto del medio en que cada uno viva y se mueva serán determinantes, y por consiguiente debe ser priorizado. Pero no podemos olvidar en ningún momento las cuestiones más generales, sus características y sus implicaciones, y los condicionamientos que pone a nuestra acción: tener en cuenta el movimiento en su conjunto. El capitalismo ha logrado universalizarse y universalizar su cultura, y esgrime con gran fuerza esos logros contra la humanidad y el planeta. Pero nos ha enseñado, primero, que podíamos tener dimensiones universales para enfrentarlo, y después, que solo universalizando nuestros combates contra él y por la creación de sociedades libres y justas seremos capaces de hacer permanentes nuestros logros y llegar, entre todos, a vencerlo.
Ser internacionalista es triunfar sobre un desafío vital. El colonialismo ha sido el modo criminal y devastador de mundializarnos del capitalismo, la liberación nacional antimperialista es la ley de la creación de nuevos seres humanos y de sociedades libres. La unión del patriotismo y el internacionalismo es el camino seguro para que ese proceso de creaciones no pueda ser detenido ni derrotado. Es forjar la dimensión que nos une a través y por encima de todas las diferencias y todas las fronteras.
Termino invocando a un individuo cuyo nombre y rostro son como un esperanto para nuestras lenguas y un denominador común para nuestros ideales, porque logró triunfar sobre todos los retos, ascender al escalón más alto de la especie humana y dejarnos a todos un legado invaluable de ejemplos, acciones y pensamiento. Ernesto –que poseía una belleza física y una inteligencia ostensibles– quiso ser profesional, como le era posible a un joven de su medio social, pero al mismo tiempo darse a los más desvalidos y curar leprosos en Perú o en África. Leyó novelas desde niño y filosofía y tratados políticos desde adolescente, albergó el deseo de conocer París, pero caminó a lo largo de su continente para conocer a los pueblos oprimidos y acendró una vocación de entregarse a ellos. Encontró una noche su destino con Fidel y la guerra cubana y supo tomar la decisión más importante antes de que amaneciera. Dio un prodigioso salto hacia delante mediante la práctica revolucionaria consciente y organizada, avance tan grande que hasta le cambiaron su nombre. El Che fue uno de los más grandes y amados dirigentes de la Revolución cubana, pero supo dejar sus cargos y volver al combate internacionalista, hasta dar su vida como comandante cubano y latinoamericano.

Recordemos su grandeza de revolucionario y su tranquilo optimismo cuando, a la hora de otra decisión trascendental de su vida, le escribió a Fidel, nos escribió a todos: hasta la victoria siempre.

de salvadorsolidaridadconcuba Publicado en Política

ÉTICA Y SEMIÓTICA EN LA JURISPRUDENCIA DE “NOTICIEROS”

por Fernando Buen Abad Domínguez

Están asesinando en público el “debido proceso”, están aniquilando el principio de la inocencia, la reserva de la dignidad y la garantía de la privacidad. Están avasallando los derechos fundamentales y están produciendo una mezcla monstruosa de persecución y condena, ilegales e ilegitimas, con premeditación, alevosía, ventaja y en público. Un delito de “lesa humanidad” cometido con impudicia e impunidad desaforadas. Es el rol actual de los “mass media” burgueses.

Está desarrollándose una fase aguda (peligrosísima para las democracias) de las emboscadas “políticas” mafiosas, que usan el linchamiento mediático contra todo lo que les presente oposición o razón crítica. Esta creciendo una fase monstruosa del odio burgués que, desde sus máquinas de guerra ideológica, expresan la lógica de los empresarios que se adueñaron de los gobiernos -y de la totalidad de los “medios de comunicación”- para ejercer venganza vil, “periodismo de guerra”, tráfico de calumnias, acusaciones infundadas, falsificación de imágenes, guerra psicológica y veredictos espurios dichos con la soltura de los ignorantes a que nos tiene acostumbrados la farándula mediática e informativa oligarcas.

Ser juez, hoy, se vuelve una vergüenza agravada. En los casos, excepcionales, de profesionales con mediana conciencia de Justicia Social y defensa de la dignidad humana, debe ser pesadísimo el paisaje de colegas que sucumben a los mandatos de los “jefes” que los hunden en la servidumbre más perniciosa e irreparable. Y no son pocos. Se trata de un espectáculo patético en el que una vida de estudio y trabajo se rinden ante el capricho del odio donde sacrifican para siempre nombre, prestigio y conciencia y alguna vez tuvieron. Todo a cambio de “centavos”.

A las mafias mediáticas parece que nada les satisface, que les queda chico el dominio actual sobre gobiernos y gobernantes cocinados en caldos de fraudes y corrupción estructural. Ya nada los “llena”. Para los fines del odio burgués los funcionarios, paridos desde los “medios”, son gerentes doctorados en ineficiencia y, por eso, la burguesía se ve impelida a intervenir directamente en el “poder judicial” para asegurarse de que logrará cumplir su cometido de linchamiento sin importar qué leyes hubiere que deformar, degenerar o pisotear. Para eso cuentan con payasos “letrados” hambrientos de banalidad publicitaria, palmaditas en la cabeza y propinas gordas. Y abundan.

No deja de ser llamativa la “velocidad” acelerada por el odio de la “justicia” cuando hay casos que se dirimen en las pantallas televisivas. Contrario a la “tradición” ineficiente de jueces y leguleyos, capaces de demorar eternamente juicios de personas “pobres” o trámites simples… cuando hay tufo de fama mediática se convierten en sagaces tratadistas de la jurisprudencia con velocímetro ultrasónico. Son rapiditos para popularizar el uso de la “justicia” como herramienta de la venganza burguesa. Son permisivos voluntaristas cuando se trata de filtrar imágenes y expedientes que ensucien la dignidad y la vida misma de las personas victimadas. Son la barbarie lenguaraz cuando se trata de suprimir el derecho a la privacidad, el debido proceso y la presunción de inocencia para que reine en su esplendor la obscenidad de la sentencia y la condena dictada en las pantallas (y sus adláteres) por los tiempos televisivos y la premura del odio oligarca.

Un juez, suponemos sin ingenuidades idealistas, debe proteger a las personas que están a expensas de sus procesos y veredictos. Incluso en los casos de flagrancia, un juez debe ver por la precisión conceptual y técnica de la sanción, debe ser celosos del escrutinio de los hechos, de la tipificación del delito y de la axiología indispensable del veredicto para que se constituya en fortaleza moral de la comunidad y de ninguna manera en escarnio o injusticia. Uno supone, sin ser un bobo útil, que debe primar el rigor de la ética encarnada en en el trabajo arduo y complejo de un juez y de sus equipos, que faltar a ese rigor es lastimar a las víctimas y ser injusto también con los culpables. Eso no repara el daño ni resarce a la sociedad de los daños hipotéticos.

Ha costado mucho a la humanidad construir márgenes de confianza sobre la Justicia y sobre sus expertos. Ha costado mucho en un mundo donde reina la anarquía de la impunidad amasada por la clase dominante contra la clase trabajadora. Ha costado mucho desarrollar una cultura de la Justicia y mucho también hacerla clara y hacerla rápida. Incluso con todos sus fracasos reales y concretos, con la injusticia errática y corrupta del sistema judicial en sociedades divididas en clases, con la injusticia lacerante en la demora de los trámites y de los juicios, con la injusticia consustancial a un sistema de castigos que no reparan con puntualidad ni velocidad los daños a las víctimas… con todo eso, el muy poco prestigio que ha logrado la justicia del sistema imperante, se va a la basura gracias a la estupidez política de las jaurías neoliberales dispuestas a destruirlo todo para saciar su avaricia y usura. Y hay jueces que lo permiten, lo celebran y los ejecutan.

Más que nunca ésta es la hora de los pueblos. Es la hora en que se debe analizar de fondo todo aquello que viene ocurriéndonos, a escala mundial y a escala regional, por la metástasis del neoliberalismo infectando su putrefacción en todas las escalas de la vida en sociedad y de la vida en lo particular. Con el paso del tiempo se hace más urgente la creación de fiscalías populares especializadas en delitos comunicacionales. Fiscalías populares capaces de iniciar una corriente crítica del maridaje mafioso que viene destruyendo los últimos reductos de justicia, y sus nociones más fundamentales, que pudieren quedar en la estructura judicial del capitalismo.

Es un delito exhibir a personas en tránsito de procesos judiciales, por más que genere mucho “rating”. Es un delito exhibir a personas heridas o fallecidas para satisfacer morbos mediáticos patológicos. Es un delito emitir juicios “mass media” sobre la inocencia o la culpabilidad antes o durante el debido proceso. Es un delito acusar a cualquier persona saltándose la presunción de inocencia y saltándose las evidencias con su respectiva diversidad de enfoques y valoraciones éticas, jurídicas, políticas y sociológicas. Es un delito destruir el prestigio y el buen nombre de las personas sin asumir el responsabilidad social alguna y convirtiendo el drama de otros en negocio de odios y revancha de clase. Es un delito usar los medios concesionados por los pueblos para atacar a los pueblos en sus bases culturales y jurídicas más preciadas y es un delito obrar con alevosía propagandista para beneficiar los intereses de una secta gobernante. Como, por ejemplo, hicieron con “Frida-Sofía”, niña mexicana inexistente bajo los escombros donde nunca estuvo. Ni una palabra de los jueces, por ahora.

de salvadorsolidaridadconcuba Publicado en Política

CENTENARIO BOLCHEVIQUE: AL CIELO, POR UN ATAJO


Jorge Gómez Barata
MONCADA

En febrero de 1917, en Rusia abdicó el zar Nicolás II, poniendo fin a 300 años de despotismo, servidumbre, y crueldad. Así se entronizó un Gobierno Provisional, el primero de perfil liberal en toda la historia rusa y que, pese a constituir un avance, no abordó con los grandes problemas populares, en particular la opresión nacional, y la participación rusa en la Primera Guerra Mundial. Ocho meses después fue desplazado por los bolcheviques, encabezados por Lenin. Así triunfó la Revolución de Octubre que, mediante la creación de la Unión Soviética, propició la más grande transformación política, económica y social del siglo XX.

MAS PERIODICO CENTENARIO REVOLUCION RUSA 1917

A diferencia de otros movimientos políticos europeos que fueron hijos del progreso, la Revolución Bolchevique lo fue del estancamiento derivado del régimen zarista y de la Primera Guerra Mundial. La innovación de Lenin fue aprovechar la coyuntura para convertir ciertas teorías de Marx en un programa de gobierno, y fusionar en tiempo y espacio las ideas más avanzadas, con el primitivismo, el atraso económico, social, tecnológico y cultural, la ruina de la industria, la agricultura, el comercio y el aislamiento ruso acentuados por la guerra.

Estimuladas y apoyadas política y materialmente por factores internos y externos, las clases derrotadas, y las potencias europeas desataron los levantamientos contrarrevolucionarios, y protagonizaron la intervención extranjera, lo que condujo a una feroz Guerra Civil que en conjunto con la Guerra Mundial en ocho años sumaron alrededor de 15 millones de muertos.

Semejante desastre humanitario no solo acarreó dolor, ruina, y pobreza, sino que radicalizó el proceso revolucionario. Así, sin que hubiera condiciones para ello, el estado, bajo la dirección del partido bolchevique, además de gobernar se hizo cargo de la administración del gigantesco país, cuya economía, incluyendo la tierra, fue nacionalizada, poniendo bajo control estatal toda la actividad social.

Concluida la contienda en 1922, el país trató de retornar a la normalidad. El empeño estuvo condicionado por las transformaciones incluso deformaciones provocadas por la extraordinaria coyuntura vivida en la cual, entre otras cosas, fue sacrificada la democracia en la vida interna del partido, el estado, y los soviets.

Motivado por la desesperante situación económica, y con una lucidez que le permitió percibir que aquel estado de cosas no conducía a un modelo económico y político moderno, Lenin entronizó la Nueva Política Económica (NEP), que intentó articular un modelo en el cual convivían diversas formas de propiedad y gestión, y donde el mercado, el dinero, y la inversión privada desempeñaban importantes roles. Se trató del primer intento de rectificación en la historia del socialismo.

En el horizonte aparecieron nuevos problemas cuando, a la muerte de Lenin en 1924, en el seno de la dirección bolchevique emergieron grandes divisiones, asociadas a la lucha por el poder, en la sociedad aparecieron los conflictos obreros, y Trotski, la segunda figura de la revolución, intentó promover la democratización del proceso.

En 1924 murió Lenin, y Stalin fue exaltado a la máxima dirección. De ese modo dispuso de fuerza para aplastar a Trotski e imponerse al partido, el estado, y las instituciones del poder soviético. El desenlace comprometió para siempre el destino de la Revolución Bolchevique y del socialismo en su conjunto.

Entonces no se trataba de la contrarrevolución, que puede ser reprimida y aplastada, sino de perfeccionar la gestión revolucionaria, tarea en la cual el partido y su dirección en manos de Stalin fueron sobrepasados. Todavía hoy la paradoja es aterradora. Los violentos procedimientos utilizados para reprimir a la contrarrevolución se aplicaron a los camaradas. Saturno dejó de ser una metáfora.

El estalinismo consistió en la violación de la legalidad y la ética revolucionaria, y en el ejercicio de la represión política. Se trató de una deformación que trasladó el pensamiento burocrático y las prácticas represivas a las esferas de la dirección política, y al manejo de la cosa pública, se asoció el dogmatismo, suprimió la diversidad y la pluralidad, y se sostuvo en el poder unipersonal ilimitado. Al someterse y abandonar la tradición bolchevique, el Partido Comunista de la Unión Soviética, firmó su acta de defunción.

No obstante, la revolución encabezada por Lenin, Trotski y el propio Stalin fue tan profunda, y el socialismo tan fecundo y querido por las masas, y tan fabuloso el caudal de energías, inteligencia y vitalidad moral que logró prevalecer. Alimentándose de sus propias realizaciones, el socialismo soviético sobrevivió a los graves errores internos, a la agresión, y al aislamiento de la burguesía internacional.

Apreciando correctamente la situación política internacional, la dirección soviética maniobró para neutralizar la amenaza que significaba el ascenso de Hitler al poder. Ingresó a la Sociedad de Naciones en 1934, y suscribió pactos de amistad y no agresión, el más discutible de ellos, el acordado con Alemania en 1939 conocido como Ribbentrop-Molótov. Nada pudo impedir la agresión, y el 22 de junio de 1941 Alemania invadió la URSS. El fascismo retó al socialismo.

Sobre el inmenso territorio ruso y el pueblo soviético se abalanzó el huracán de fuego del nazi fascismo. Ante semejante emergencia, el país y el partido depusieron sus conflictos, y se unieron bajo el liderazgo de Stalin para protagonizar la más colosal y probablemente insuperable batalla por la supervivencia nacional y el socialismo. En una conmovedora expresión de patriotismo, generales, oficiales y cuadros del partido soviético, depusieron objeciones, y liberados de los gulags, marcharon directamente a los frentes de batalla para hacerse cargo de las unidades.

En aquella excepcional coyuntura histórica, Stalin tuvo la lucidez y la entereza moral necesarias para, anteponiendo los intereses del pueblo soviético y la humanidad, pactar una alianza estratégica con Estados Unidos y Gran Bretaña, y así sumar las inmensas fuerzas morales y la capacidad de resistencia del pueblo soviético a las de occidente.

Después de soportar años de ocupación, sufrir enormes reveses y protagonizar hazañas, a partir de la victoria en Stalingrado, los ejércitos soviéticos cambiaron el curso de la guerra, liberaron la totalidad de su territorio, y en 1944 comenzaron a combatir con sus fronteras a la espalda. En abril de 1945 luchaban por Berlín, y en mayo hicieron capitular al alto mando alemán.

En su avance hacia Berlín, los ejércitos soviéticos liberaron a numerosos países de Europa Oriental, circunstancia fue aprovechada por la Unión Soviética para, en una reacción política defensiva cuya intención Stalin no ocultó, favorecer el establecimiento de gobiernos afines que terminaron siendo exactamente idénticos al de la URSS.



Así, en un proceso más o menos rápido y políticamente compulsado, asistido por la fuerza militar y los compromisos políticos, nació el campo socialista, que asumió el modelo burocrático estalinista. El socialismo en Europa Oriental no fue producto de un parto natural. Aquellos polvos trajeron otros lodos.

En 1953 murió Stalin. En 1956 durante el XX Congreso del Partido Comunista de la Unión Soviética, comenzó la desestalinización. En su perfil de líder, Stalin llegó a encarnar —quiérase o no—el símbolo de la tenacidad, ante todo del impar pueblo ruso, al que, entre tantas paradojas, él no pertenecía. Algo debe quedar claro: el estalinismo no formó parte de la Revolución Bolchevique, sino que fue su canto de cisne.

El resto de la historia es conocido. La estructura autoritaria y burocrática del modelo político soviético, incluyendo al estado, el partido y las organizaciones sociales hizo imposible cualquier rectificación. Cuando al fin Gorbachov lo intentó, pero termino traicionando todo el proceso. el daño estaba hecho. Al respecto se elucubra y especula, no obstante los hechos están a la vista y los datos de la realidad son concluyentes.

Renovado y democratizado, el socialismo tendrá nuevas oportunidades, no ocurre así con el modelo soviético que definitivamente es una página vuelta; que ojala volviere… con las rectificaciones de sus lineas..

La Habana…

de salvadorsolidaridadconcuba Publicado en Política