El genocidio indígena de 1932, una mancha oscura en la historia de El Salvador

555c6216c4618801258b459d En 1932 un levantamiento campesino fue duramente suprimido por el general Maximiliano Hernández Martínez, quien ordenó el genocidio de entre 25.000 y 32.000 indígenas. Sin embargo, las investigaciones sobre el suceso son escasas, “lo que ha tenido como resultado una impunidad estructural por parte del Estado salvadoreño”, sostiene David Morales, procurador para la Defensa de los Derechos Humanos. Entre enero y febrero de 1932, el general Maximiliano Hernández Martínez, que gobernó El Salvador entre 1935 y 1944, aplastó una insurrección indígena y campesina que causó entre 25.000 y 32.000 muertos, informa el periódico salvadoreño ‘La Prensa Gráfica’. El Ejército asesinó a cualquier persona que pareciera indígena, exterminando así casi por completo la cultura indígena Pipil del país latinoamericano. El Salvador se encontraba sumido en una profunda crisis económica por la caída de los precios del café y la crisis de 1929.

“El Ejército asesinó a cualquier persona que pareciera indígena, exterminando así casi por completo la cultura indígena Pipil.”

Un mes después de que en diciembre de 1931 llegara al poder el general Maximiliano Hernández Martínez, en la noche del 22 de enero de 1932 miles de campesinos indígenas participaron de una rebelión dirigida por Agustín Farabundo Martí y apoyada por el partido comunista de El Salvador. “La escala de la represión del gobierno al fallar la rebelión no tenía precedente alguno en la historia del país (…) Emprendieron una masacre durante una semana entera”, afirma el portal destinyschildren.org. Los líderes de la insurrección fueron capturados y ejecutados.

“Las actuaciones realizadas en aquella oportunidad en contra de los pueblos indígenas salvadoreños representan un patrón de conducta típico de crímenes de lesa humanidad y se implementó como una estrategia deliberada para silenciar y aterrorizar a la población indígena”, ha afirmado David Morales, procurador salvadoreño para la Defensa de los Derechos Humanos.

“No hay evidencias de que se haya hecho ningún esfuerzo por investigar los hechos”

Asimismo, Morales sostiene que “no hay evidencias de que se haya hecho ningún esfuerzo por investigar los hechos, lo que ha tenido como resultado una impunidad estructural por parte del Estado salvadoreño” y abogó por el “reconocimiento de la verdad histórica de todos los hechos que describieron el genocidio-etnocidio sucedido en 1932”.

“A lo largo de la historia de El Salvador, los pueblos indígenas han sido víctimas de diferentes actos de discriminación, persecución y exterminio, lo que ha traído como consecuencia la negación de su existencia y la privación de sus derechos”, ha expresado.

Anuncios
de salvadorsolidaridadconcuba Publicado en Política

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s